Espinacas con garbanzos a la andaluza.

Un plato que me gusta mucho, que es muy sencillo de hacer y muy sabroso (si les gusta el ajo, entonces es EL plato): espinacas con garbanzos a la andaluza.
Muy fácil de hacer y una forma interesante de sumar legumbres y vegetales.
La receta está en #TroccaCocinero, online para comprar con descuento y envío en este link: http://bit.ly/2oSSUhG
Captura de pantalla 2017-04-09 a las 11.12.03 p.m.
Share Button

Espinacas con garbanzos a la andaluza. Recipe

By Fernando Trocca Published: abril 12, 2017

    Un plato que me gusta mucho, que es muy sencillo de hacer y muy sabroso (si les gusta el ajo, entonces es EL plato): espinacas con …

    Ingredients

      Instructions

      1. Poner los garbanzos en remojo la noche anterior a la preparación. Al día siguiente hervirlos en abundante agua sin sal. Cuando estén tiernos, colar y reservar (guardar una taza del caldo de los garbanzos). Para 6 personas 2 atados de espinacas frescas de temporada 1/2 kg de garbanzos secos 4 dientes de ajo 2 rebanadas de pan 1 cucharada de pimentón 1 cucharadita de comino en granos Aceite de oliva c/n 1 cucharada de vinagre de vino tinto por persona Guindilla (ají picante) fresca a gusto (opcional) Sal y pimienta c/n
      2. Lavar muy bien, enjuagando varias veces, las espinacas para eliminar los residuos de tierra. Colocar 5 o 6 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande. Calentar y dorar los dientes de ajo (enteros y pelados) con las rebanadas de pan. Una vez dorado (que no se queme) retirarlo, retirar las rebanadas y esperar que el aceite se entibie.
      3. Colocar el ajo y el pan en un mortero o vaso para minipimer. Agregar el vinagre, el comino, el ají picante, una pizca de sal gruesa y pimienta. Machacar o procesar. Reservar. Agregar el pimentón al aceite tibio y calentarlo de nuevo, a fuego suave. Agregar la mezcla de ajo y pan. Esperar a que tome temperatura. Agregar las espinacas crudas cortadas en trozos y los garbanzos. Salpimentar a gusto y cocinar a fuego medio durante unos 10 minutos. Si la preparación resulta demasiado seca, agregar de a poco el caldo de los garbanzos.
      4. Servir en cazuela de barro acompañando con rebanadas de pan frito. La hidratación de los garbanzos es fundamental. Si tenemos ganas y, sobre todo, tiempo, deberíamos quitarle la piel a los garbanzos una vez cocidos. Esto mejora la textura y facilita la digestión.
      5. El elemento clave es el bicarbonato de sodio: hay que añadir a la cocción una cucharadita de bicarbonato cada 200 g de garbanzos. El bicarbonato hace que, durante la cocción, la piel se debilite, se separe y hasta se desintegre.