Sobre el horno de barro

Siempre me gustó el horno de barro como método de cocción y como objeto. Hay todo un ritual asociado a la construcción, a cada uno de los elementos que se colectan para hacerlo (un barro especial, el agua), a cómo se le da forma y a cómo se lo cura.
 
Captura de pantalla 2017-09-25 a las 11.06.18 p.m.
Algunos tips:
–El horno de leña no le aporta gusto ahumado o a leña a la comida. Si esto ocurriera, significa que el horno está quemando mal. Un horno de leña le aporta más calorías a la comida que un horno convencional.
–La forma de preparar un horno para cocinar tanto a fuego fuerte como bajo es como la de todos los hornos. Primero hay que precalentarlo, sólo que en este caso es un recalentamiento fuerte y luego se espera a que el horno baje.
–Hay distintas cocciones, según de qué alimento se trate. Carnes, aves, pescados y vegetales admiten calorías, salvo que uno quiera cocinar a fuego lento. Los panes y las tortas necesitan siempre un fuego moderado.
Más tips y recetas para hacer en horno de barro, en mi libro #TroccaCocinero.
Lo consiguen en este link, con descuento, envío a domicilio y dedicado: 

http://bit.ly/2oSSUhG.

Share Button