Lisa con laurel y naranja

Como lo preparamos en Mostrador Santa Teresita.
Uno de los platos que hacemos esta temporada.
Lisa con laurel y naranjas.
Una combinación que me gusta mucho.

Importante: se puede comer frío o caliente.

lisa.jpg

Share Button

Mostrador Santa Teresita: we´re open

stateresitacrop2

Mostrador Santa Teresita tiene, para mí, para Martín Pittaluga y para el equipo que trabaja conmigo, mucho de desafío. Inaugurarlo implicó recuperar este espacio que estaba cerrado hace años. Y que antes, mucho antes, había sido -allá en 1973- el restaurante Santa Teresita, célebre por sus buñuelos de algas.

Pasaron más de diez años y ahora, otra vez abierto al público, recupera algo de esa magia del pasado. A la que le sumamos, claro, nuestra propuesta: Mostrador Santa Teresita es, además de restaurante (podemos recibir a 60 personas, entre las mesas comunitarias y las individuales), una versión moderna de las clásicas rotiserías.

stateresitacrop3

Mostrador, comidas preparadas -frías, postres, opciones para vegetarianos-, aguas saborizadas caseras, desayunos. La opción para pasar, elegir y llevarse a la playa. O para completar el plan de descanso y relajar: la comida está lista. Sólo hay que decidirse por el plato preferido.

stateresitacrop

Share Button

Cocinando a Diez Manos: José Ignacio experience

Ya nos habíamos juntado hace poco en Mirazur, el restaurante de Mauro Colagreco en Francia. Aquella experiencia fue la que abrió la puerta. La que juntó las manos y las puso a cocinar.

Era cuestión de tiempo, nomás, para que pasara de nuevo.

menucrop

El lunes 13 de enero, cuando el sol se fue poniendo sobre José Ignacio, cocinamos a 10 manos con Germán Martitegui, Narda Lepes, Darío Gualtieri, Mauro Colagreco y un servidor. La barra, a cargo de otro amigo: Tato Giovannoni. La experiencia -auspiciada por el host HSBC- nos permitió agasajar a 60 invitados que, como en otras épocas, compartieron una mesa larga, en la calle, que quedó cortada y se convirtió en un enorme restaurante al aire libre. No: en un comedor al aire libre.

cinco

Fue una experiencia fantástica. Un menú preparado en equipo, una noche inolvidable.

Hay diez manos que quieren que la cocina las vuelva a juntar otra vez.

Share Button