Un guiso de lentejas casero

lentils vegetarian food. lentils in a wooden spoon. view from above. close up.

Un guiso que nunca falla y que le gusta a casi todo el mundo: el guiso de lentejas. Muy nutritivo, además -ya sabemos los beneficios de comer legumbres y vegetales-. Cuando el frío se hace sentir, siempre preparo guisos de lentejas.

A veces, en versión vegetariana. Otras, aprovecho lo que tenga en la heladera y le pongo de todo.

Es un plato bastante simple.

La noche anterior, pongo las lentejas en remojo. Ojo: se pueden cocinar directo, no necesariamente hace falta hidratarlas. Si las hidratamos, hay que tener en cuenta que vamos a tener que tener todos los demás ingredientes cocidos, porque las lentejas hidratadas tardan 15 minutos en estar listas.

Hay distintos tipos de lentejas: a mí me gustan las comunes, los lentejones y una variedad francesa, son verdes oscuras, chiquitas. Pero conviene usar las que tengan a mano, o las que les gusten más.

Para prepararlo, lo que más vale es la creatividad. Cuando lo quiero bien potente, al guiso le agrego pechito de cerdo, chorizo colorado, panceta ahumada. Cada tanto compro un pedazo de hueso de un codillo y se lo tiro. No suelo ponerle papa, pero sí me gusta agregarle zanahoria. Y lo que tenga en la heladera.

Lo que me gusta es preparar de más, para guardar, que se concentre el sabor y lo vamos comiendo. La papa fermenta muy rápido, así que si se usa papa, hay que tener en cuenta que dura menos.

Me parece que el secreto de un buen guiso de lentejas es ponerle onda, animarse a combinar, a agregarle sabores. A mí me gustan los sabores fuertes, concentrados. Usar un poco de picante. Aprovechar que vienen bien las calorías, los platos potentes y nutritivos, para entrar en calor.

 

Share Button